Project Description

Three hundred community members organized by the ADH took over the Mesiilla check point on the Guatemala-Mexico border on August 9, protesting the "third safe country" agreement, systemic impunity & the invasion of their territorries by extractive industry. Photo Credit: Departamental Assembly of Peoples of Huehuetenango (ADH)

Miembros de la ADH hacen una acción directa en protesta del acuerdo del “tercer país seguro” en la Mesilla. Crédito: ADH.

Guatemala resiste ante el imperialismo fronterizo estadounidense

La guerra contra las drogas y otros desastres de la política exterior de Estados Unidos llevan décadas extendiendo la frontera de ese país cada vez más al sur. En julio, el gobierno de Trump aceleró este avance al declarar a Guatemala “tercer país seguro”, semanas después de haber militarizado el departamento fronterizo de Huehuetenango con tropas estadounidenses. Dos semanas más tarde, los movimientos en contra de la corrupción y en defensa de la tierra y de la memoria histórica recibieron otro golpe al resultar electo otro presidente de la extrema derecha.

El 26 de julio, el gobierno de Trump nuevamente puso en riesgo las vidas de personas guatemaltecas y migrantes de otros países y no hizo nada para abordar las raíces de la migración forzada al firmar el acuerdo de “tercer país seguro” con Guatemala. El acuerdo requiere que las y los inmigrantes que pasan por Guatemala rumbo al norte para pedir asilo en la frontera de México y Estados Unidos lo hagan primero en Guatemala, lo que imposibilita, concretamente, el huir por vía terrestre de las consecuencias del capitalismo y del imperialismo gringo en América Central. En 2019, más de una decena de defensores/as de los derechos humanos ya han sido asesinados/as: un duro indicador del grado de inseguridad en Guatemala.

Lea el informe completo aquí