Project Description

Cuando en 2009, la empresa Tahoe Resources compró los derechos del proyecto Escobal de Goldcorp Inc., estaba adquiriendo mucho más que una mina de plata. La empresa canadiense/estadounidense también adquirió el legado de Goldcorp de abusos y violaciones a los derechos humanos, con la colaboración de fuerzas de seguridad estatales y privadas. Al igual que su predecesora – la Mina Marlin de Goldcorp situada en el noroeste de Guatemala – el proyecto de extracción de plata Escobal dio inicio a su producción comercial en el año 2014, a pesar de años de protestas, reuniones y otras formas de resistencia comunitarias.

La mina es el proyecto emblemático de Tahoe Resources, situada en medio de una pequeña comunidad agricultora de San Rafaél Las Flores en el sureste de Guatemala. La oposición a la mina ha sufrido una severa represión, consistente con el patrón seguido a nivel nacional de utilizar a las fuerzas de seguridad estatales para desmantelar la oposición local a megaproyectos tales como minas o represas hidroeléctricas. Con el fin de garantizar su construcción y futura expansión, la mina Escobal depende de una legión de fuerzas de seguridad privadas, la policía civil, y las fueras militares guatemaltecas. Desde un principio, una meta clave de las fuerzas de seguridad militarizadas de la empresa ha sido la de reprimir a la oposición.

Lea el artículo completo aquí